Documento sin título
Claúsula Suelo de la Hipoteca.

Cláusula de Suelo en la Hipoteca.

    La cláusula de suelo en la Hipoteca a impedido a muchos hipotecados beneficiarse de las bajadas de los tipos de interés.

   Quienes llevan ya años soportando la pesada carga de una hipoteca a interés variable, han experimentando ya circunstancias de todo tipo. Seguramente recordaran como desde 2005 hasta casi finalizar 2008, sus cuotas mensuales iban incrementándose revisión tras revisión. La causa era fácil de determinar, los tipos de interés subían y el Euribor hacía lo mismo. A partir de octubre de 2008, con la crisis financiera internacional presentando ya su peor cara, los principales Bancos Centrales, entre ellos el nuestro, el Banco Central Europeo (BCE), llegaron a la conclusión que los tipos de interés ya no podían situarse en unos niveles tan altos como los que se encontraban y empezaron a aplicar una política de bajada de los mismos. El BCE, la máxima autoridad monetaria europea, dejó en poco tiempo los tipos de interés en el 1%. Desde el 4,25% que era el nivel del precio del dinero a partir de julio de 2008, se llegó al 1% en mayo de 2009, aplicando sucesivas bajadas a los tipos de interés. Esta espectacular bajada del precio del dinero en poco tiempo, se tradujo también en una espectacular bajada del Euribor, y por consiguiente en unas espectaculares bajadas en las cuotas mensuales de muchos hipotecados, que vieron como se reducían en una sola de revisión más de 300 años, dependiendo de las características específicas de cada hipoteca.

    Desafortunadamente estas bajadas en las cuotas de la hipoteca, no fueron recogidas por todos los ciudadanos hipotecados, y muchos se encontraron con la circunstancia de que a pesar de que el Euribor se encontraba en mínimos históricos, cuando el año anterior se encontraba en máximos, sus cuotas no se reducían, sino que se mantenían constantes. Comprobaban como muchos de sus familiares, amigos o vecinos comentaban con satisfacción que las cuotas mensuales de sus hipotecas bajaban considerablemente y la de ellos permanecían igual. ¿Qué ocurría? Lo peor, en sus contratos que habían evidentemente firmado, existía una cláusula, la famosa cláusula de suelo, que señalaba que aunque el Euribor o el índice de referencia bajará, el interés quedaría determinado por un valor porcentual fijo. Por ejemplo que si el Euribor se encontraba por debajo del 3,5%, el interés de la hipoteca quedaría fijado al 3,5%, aunque el Euribor no cesara de bajar.

    En este sentido, el Ministerio de Economía quiere que la banca avise de forma clara, es decir, explícitamente, a sus clientes de los riesgos de estos productos que blindan sus hipotecas frente a las subidas de los tipos de interés. Porque claro, normalmente si se establece una cláusula de techo, es decir, que aunque el índice de referencia suba mucho, la cuota mensual no se vea afectada a partir de un límite, también se establece una cláusula de suelo, y entonces si el Euribor o el índice de referencia baja a partir de un determinado límite, la cuota mensual tampoco se reducirá a partir de dicho límite. Lo que se busca es que las entidades financieras informen claramente que estos tipos de productos pueden significar pérdidas importantes si el precio del dinero baja, como ocurrió entre octubre de 2008 y mayo de 2009.



Menéame 
Contador-visitas Lecturas: 3424

Hipoteca.com.es: Web dedicada al mundo de la hipoteca